DCC Racing – Taller de tubos de escape

Catalizador taponado

La finalidad de los catalizadores es disminuir la cantidad de elementos contaminantes que se emiten de los vehículos mediante los gases por el tubo de escape. La técnica utilizada para dicha funcionalidad se llama catálisis. Para conseguirlo, se coloca una pieza en el tubo de escape, el catalizador. Cuanto más cerca del motor está, más temperatura, circunstancia indispensable para conseguir un mayor rendimiento.

Un catalizador consta de varias partes:

– Un recipiente de acero inoxidable normalmente dotado de una carcasa antitérmica que protege de las altas temperaturas.

– Un soporte cerámico de forma oval o cilíndrica en forma de panal con una estructura de múltiples celdas con diferentes densidades. Cuantas más celdas, más catalizan. Los coches de serie llevan 400 celdas por cada pulgada cuadrada. A partir de 200 y 300 se les conoce como alto flujo y los de 100 celdas se utilizan para competición. Apartentemente, la apariencia entre los catalizadores para vehículos gasolina o diesel es la misma. Puede cambiar la composición interior de algunos elementos.

Los gases contaminantes, al entrar en contacto con la superficie de los componentes del soporte cerámico reaccionan y algunos de los componentes se transforman en no contaminantes.

flexo_taponado

En la imagen podemos ver un catalizador de un coche diesel taponado desde dentro. Se pueden taponar por problemas con la inyección, problemas con la válvula egr o incluso problemas con el turbo. Desde DCC aconsejamos revisiones cada 100.000 km, los vehículos pueden sufrir daños en el motor.

Os dejamos un video con más informaciónsobre catalizadores: